El ajo

El ajo tiene muchos beneficios y es mucho más que un condimento, es un escudo contra las enfermedades. Está cargado de propiedades nutritivas y beneficios para la salud por tener compuestos sulfúricos y sus múltiples fitonutrientes. Por esto, colgar ristras en las casas no sólo se hacía para espantar a los vampiros. En la Antigua Grecia, Hipócrates, padre de la medicina moderna, lo utilizó para tratar distintas enfermedades. El consumo regular ayuda a tener mejor digestión, absorber los nutrientes de los alimentos, y optimiza las funciones del páncreas como del hígado.

Tomar un diente de ajo en ayunas puede sonar a remedio de abuela. Desde la Fundación Española del Corazón (FEC) se recomienda incluirlo en la dieta. Esto reduce el colesterol malo y protege nuestro corazón, y como remedio depurativo, antiséptico y antibacteriano.

Es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la causante de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos problemas como trombosis o enfermedades de las arterias coronarias. Consumir un ajo en ayunas nos ayuda a combatir estos problemas.

El ajo es excelente desintoxicante para nuestro organismo. Nos ayuda a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo metales pesados como el mercurio o restos de medicamentos que el hígado no puede procesar. El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas. Otra de sus virtudes es la de desinflamar, de ahí que sea muy saludable consumir un ajo diario en caso de tener el hígado graso.

Si cada vez que tienes un resfriado terminas con mucha flema él te ayudará. Descongestiona y es un buen antibiótico natural para tratar problemas pulmonares. Si sufres de sinusitis o estás pasando una época con mucha tos, puedes hacer vahos o prepararte algún jarabe a base de ajo.

El ajo tiene alicina, una sustancia que cuida de nuestro sistema cardiovascular. Consumir cada día un diente ajo natural puede reducir el colesterol malo en un 9%.

No se trata de comerse una cabeza cada día. La clave está en el equilibrio. Si nos acostumbramos a tomar el ajo como un medicamento cada mañana, en pocos días notaremos sus beneficios. Las digestiones se realizan mucho mejor porque el ajo estimula los ácidos gástricos y los alimentos se digieren y absorben adecuadamente.

Recuerde, no solo combate vampiros y monstruos externos, también afecciones internas que podamos tener.

jorge rivas

Jorge Rivas Publicista y diseñador gráfico con experiencia en el dibujo realista y humorístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.