El tiempo de las uvas, ó las uvas del tiempo.

La tradición de las uvas del tiempo, tiene básicamente 2 versiones. La primera y es prácticamente un resumen. Se que se trata de una tradición que fue promovida en 1909 por agricultores de Alicante y Murcia. Tuvieron un excedente de uvas ese año debido a una buena cosecha. Pero su origen se remonta a algunos años antes.

El primer testimonio escrito consta de enero de 1897, de los diarios madrileños en donde se comenta que “Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante”. Lo cual quiere decir que al menos en 1896 así se hizo, además probablemente años atrás.


La explicación del por qué alguien decidió que era buena idea pasar la última noche del año esperando que el reloj diera las 12 para literalmente tragarse una docena de uvas tiene su origen. En 1882 el alcalde de Madrid, José Abascal y Carredano, impuso una tasa a los que salieran a recibir los Reyes Magos la noche del 5 de enero. El fin de esta otra tradición no era tal, sino más bien el de pasar una noche de fiesta, y armando jaleo.

Privados los madrileños de esta noche (menos aquellos que dispusieran de tal fortuna) algunos se animaron a celebrar la Nochevieja en la Puerta del Sol. Comiendo uvas con las campanadas, posiblemente como protesta o burla de la tradición burguesa de comer uvas y champán en la cena de Nochevieja. Una tradición que reflejan los periódicos de la época y que dicen importada de Francia y Alemania.

Como se propago

Se extendió rápidamente en la capital, hasta el punto que en 1897 los comerciantes promocionaban las uvas, en pocos años se conocía en otros lugares. Ahí es donde entran los agricultores, que aprovechando su excedente de producción, realizaron una campaña y potenciar la costumbre por el país, y colocar su mercancía.

Hoy pocos son los que no dan la bienvenida al Año con las 12 uvas para comerlas al son de campanadas, o al menos intentarlo. La superstición dice que da buena suerte, aunque te puedas atragantar por comer todas al ritmo de las campanadas.

También conviene saber que las uvas de Nochevieja es una tradición exclusivamente hispana. También se exportó a otros países como México, Venezuela, Argentina, Ecuador, Perú, Chile, Colombia. En otros lugares no se toma nada con la uvas como en norte-américa. En países como Italia, es tradición tomar un plato de sopa de lentejas durante la cena. Una tradición que viene de roma que nos dará fortuna en el nuevo año.

jorge rivas

Jorge Rivas Publicista y diseñador gráfico con experiencia en el dibujo realista y humorístico.

Deja un comentario